Voluntariado

QUE ES EL VOLUNTARIADO El voluntariado es una manera de demostrar la solidaridad organizada, una intervención de la comunidad en la resolución de sus problemas. La acción voluntaria expresa la responsabilidad e implicación de los ciudadanos en el desarrollo comunitario; en definitiva, el voluntariado es una herramienta para ejercer el derecho a participar y transformar la realidad que nos rodea.

Valores que sustentan al voluntariado

Estos son los valores clave que forman la esencia del trabajo voluntario:

La solidaridad, la participación, la organización y la gratuidad.

 

La solidaridad. es la primera condición. Significa ser sensibles a la realidad que nos rodea, a los problemas, a la injusticia y ser capaces de salir de nosotros mismos para actuar en favor de los demás.

La participación. Hay muchos ámbitos de participación en nuestra sociedad: la familia y el círculo de amistades, el trabajo, nuestro voto, nuestro consumo, nuestros impuestos, nuestro tiempo libre ... Y cada vez que participamos estamos condicionando el mañana, apostando por un tipo u otro de sociedad. El voluntariado es una oportunidad radicalmente diferente de participar, porque conlleva compromiso y una clara intencionalidad de transformación y mejora social.

La acción. El voluntariado no es sólo un valor ético, una actitud, sino una práctica concreta. El voluntariado se hace, es acción. Si se queda tan solo en un vago espíritu de buena persona, de buen ciudadano o ciudadana, acaba siendo algo vacío y sin sentido. Lo que cambia el mundo, lo que enfrenta los problemas y las necesidades, es la acción.

La organización. Voluntariado y organización son conceptos indisociables. El tipo de labor y la dedicación necesaria requieren del trabajo en equipo. Sólo el trabajo en una organización garantiza la eficacia, ya que fortalece la posición social de nuestras reivindicaciones y ofrece la posibilidad de contrastar, dar continuidad a nuestra acción y compartir las tareas.

La gratuidad. Es la base de la acción voluntaria. El voluntariado, por definición, por principio, se mueve de forma desinteresada. El voluntario no espera ningún beneficio económico ni material para sí, sino que pretende contribuir a la consecución de un beneficio social, de unos fines y objetivos centrados en el bien común.

Quién puede ser una persona voluntaria

Voluntario es quien ofrece, por elección propia, su tiempo, sus conocimientos, su experiencia... para el desempeño gratuito de una labor solidaria, sin recibir ningún tipo de remuneración por ello. Su objetivo es transformar la sociedad desde el convencimiento de que su esfuerzo contribuye a la creación de un mundo mejor. Cualquier persona puede ser voluntaria. Todos tenemos algo que aportar en función de nuestras capacidades, nuestras motivaciones y nuestras circunstancias personales. Siempre vamos a encontrar nuestro lugar, nuestra tarea. Pero si el QUÉ hacer es importante no lo es menos el CÓMO hacerlo. Por eso, la persona voluntaria se compromete libremente a realizar de forma desinteresada actividades de interés social, colaborando en dichas tareas de una forma organizada. Es decir, se pone a disposición de otras personas por propia iniciativa.

Requisitos para ser una persona voluntaria

Quiero participar.
Disponer de algo de tiempo.
Estar dispuesto a compartir, aprender, y trabajar con/para los demás.
Cumplir con el compromiso que se adquiere.
La persona voluntaria realiza su acción solidaria por dos tipos de motivaciones y razones principales:

Por razones ideológicas, éticas y morales, o de carácter religioso, que le llevan a sentir como suyos los problemas y necesidades de otros, a querer hacer algo para mejorar la sociedad, cambiar las cosas, transformar el mundo.
Por razones personales, por la necesidad de sentirse socialmente útil, de conocer y vivir nuevas experiencias, formarse y desarrollarse como persona, relacionarse y trabajar con otros. 

Esos dos tipos de motivaciones principales se combinan en cada persona voluntaria en distintas proporciones. La acción voluntaria significa DAR (tiempo, recursos, trabajo, etc.) y también RECIBIR (satisfacción, aprendizajes, experiencia, relaciones humanas, etc.)