El envejecimiento humano constituye un proceso multidimensional de los seres humanos que se caracteriza por ser complejo, intrínseco e irreversible; inicia con la concepción, se desarrolla durante el curso de vida y termina con la muerte. Es un proceso complejo de cambios biológicos y psicológicos de los individuos en interacción continua con la vida social, económica, cultural y ecológica de las comunidades, durante el transcurso del tiempo.

La fundación manos unidas de Dios cuenta con un programa donde nos dedicamos al cuidado integral del adulto mayor, es un espacio donde ponemos el corazón para cumplir la misión de servir a nuestro prójimo, el programa funciona en dos modalidades, tiempo completo, el adulto mayor vive tiempo completo en nuestro hogar, donde cuenta con los servicios de vivienda, alimentación, arreglo de ropa, actividades recreativas, lúdicas y acompañamiento diario por nuestro equipo de trabajo, medio tiempo, el adulto mayor solo asiste a nuestra institución durante el día y cuenta con alimentación, participación y acompañamiento en cada una de las actividades realizadas diariamente.

Nuestra institución se caracteriza por prestar un servicio con calidad humana especialmente a las personas mayores, pues creemos que en este momento es donde más nos necesitan. A la fundación llegan adultos mayores por diferentes patologías entre ellas esta principalmente La enfermedad de Alzheimer (EA), denominada demencia senil de tipo alzhéimer (DSTA) o simplemente alzhéimer, es una enfermedad neurodegenerativa, producto de un proceso de neurodegeneración, y que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales.

 

Se caracteriza en su forma típica por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales (tales como las capacidades cognitivas superiores), a medida que mueren las células nerviosas (neuronas) y se atrofian diferentes zonas del cerebro. La enfermedad suele tener una duración media aproximada —después del diagnóstico— de 10 años. aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico.

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, es incurable y terminal, y aparece con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años de edad aunque también en raros casos puede desarrollarse a partir de los 40 años de edad.

Muchas personas experimentan olvidos o retrasos leves de memoria, que son parte del proceso normal de envejecimiento. La mayoría de las personas tienen dificultades ocasionales para recordar una palabra o el nombre de alguien. Sin embargo, una persona con la enfermedad de Alzheimer u otros tipos de demencia, encontrará estos síntomas cada vez más frecuentes y graves.

 

Los signos que indican la enfermedad de Alzheimer pueden incluir:

Cambios en la personalidad, deterioro en la capacidad de movimiento o al caminar, dificultad para comunicarse, bajo nivel de energía, pérdida de memoria, cambios de estado de ánimo, problemas de atención y orientación, incapacidad de resolver operaciones aritméticas sencillas.

 

  

ACTIVIDADES CON NUESTROS ADULTOS MAYORES